Un mundo para Julius

53cce5833d1b6051606a107e08977500

Aunque uno quiera mucho a sus hijos, ya se sabe, las vacaciones con niños a veces son “cansaciones” y el tiempo para leer, para dar un paseo, para ver una película merma bastante o se tiene que acomodar a su ritmo. En definitiva, que llevo meses intentando terminar Un mundo para Julius de Afredo Bryce Echenique y, por fin, este agosto, cansaciones incluidas, lo he conseguido.

Un mundo para Julius (1970) es un libro de una gran sutileza que retrata maravillosamente la sociedad oligárquica de la ciudad de Lima.  El texto es una crítica profunda de esa sociedad aunque contiene también importantes dosis de ternura, especialmente, en torno a la figura del niño Julius.

Si tuviera que quedarme con algún personaje me quedaría sin duda con la pareja Juan Lucas (padrastro de Julius) y Susan (madre de Julius). Creo que el autor consigue centralizar en ambos toda la falsedad, superficialidad y vacío de la aristocracia limeña. Juan Lucas, un personaje frío dedicado, casi en exclusiva, a su vida social. Y Susan, quien bajo una primera capa de ternura y sensibilidad esconde una profunda pusilanimidad.

152e7bf669df92ec061751a7832020cf

Conmueve la simpatía del niño Julius por el mundo de la servidumbre que también aparece retratado en la novela la cual se verá truncada en algunos momentos de la historia con motivo de la influencia que sus padres ejercen sobre él. Los hermanos de Julius, Santiago y Bobby, no son más que el resultado de lo que viven en su entorno. Caprichosos, desequilibrados, vividores, representan el fracaso de cuanto aprenden de sus padres y amigos.

Un texto maravilloso e imprescindible, quizás uno de los libros que más me han gustado después de la lectura de La fiesta del chivo de Vargas Llosa, y ya hace tiempo de eso.

Etiquetado , ,
jaeinnova

Cuaderno de investigación de Leoncio López-Ocón sobre las reformas educativas y científicas de la era de Cajal

Gotas de Entropia

Literatura Cine Arte Psicologia Cultura 2.0

El blog de Nacho Vega

#Personas2cero : "en lugar de seguirme, mejor caminemos juntos..."